Entrar
Vestuario de alta visibilidad para uso profesional

Protección para ver y ser visto

Uno de los más habituales y considerables accidentes laborales, si hablamos en términos de estadística, es el atropello de trabajadores por maquinaria o vehículos en movimiento. Bajo estas coordenadas, se considera el vestuario de alta visibilidad como un Equipo de Protección Individual (EPI), un elemento fundamental para asegurar un entorno seguro a los operarios en situaciones de baja iluminación, actividad cerca de vías de circulación de vehículos o trabajo con maquinaria en movimiento. Aquí, lograr ver o ser visto con claridad, puede ser una condición sustancial en cuanto a protección, salud y seguridad de los trabajadores.

Las características que posean estas prendas deben de asegurar la eficacia de sus funciones ante diferentes casuísticas, por ejemplo, que los mismos operarios puedan ser vistos tanto de día como de noche, o que, ante episodios meteorológicos adversos, continúen resultandos eficientes. Así mismo, es importante que las prendas no se deterioren con facilidad, e incluso que sean funcionales desde complejos ángulos del trabajador con respecto a su fondo, en donde puede no ser visto con la viabilidad deseada. También, la velocidad de los vehículos en movimientos influirá notablemente en la elección del EPI adecuado.

¿Qué prenda puede certificarse como tal?

Sin embargo, no cualquier prenda que integre colores fluorescentes, llamativos o elementos reflectantes puede considerarse como un EPI de alta visibilidad para uso profesional. Para que esto suceda, debemos de tomar como soporte fundamental la norma europea EN ISO 20471:2013, la cual nos indica que para que sea efectiva la prenda, debe de incorporar tanto material fluorescente como retrorreflectante.

Dichas propiedades de fluorescencia y las superficies mínimas que se deben de cubrir con este material se encuentran aquí definidas con el propósito de disminuir las posibilidades de un accidente en condiciones de iluminación diurna. En la misma norma, se especifican las características en cuanto al material retrorreflectante y sus requisitos mínimos, cuando hablamos de condiciones de iluminación procedente de fuentes externas. UNE-EN ISO 20471:2013/A1:2017

¿Qué colores se englobarían?

Cuando pensamos en elementos de alta visibilidad, probablemente será el color amarillo el primero en proyectarse en nuestra imaginación. No obstante, la normativa europea permite y admite más colores como aquellos certificados para la ropa de alta visibilidad. Estos son: Amarillo fluorescente, rojo fluorescente y naranja fluorescente. Como síntesis, el material alterará la luz ultravioleta en luz que el ojo humano consiga percibir. Sin embargo, esta fórmula no será suficiente para alcanzar una buena visibilidad; también el tamaño de las bandas reflectantes será fundamental, debiendo estas de medir como mínimo unos 50 mm de ancho.

Después de conocer los aspectos esenciales e ineludibles a dichas prendas para considerarse aptas para uso profesional, nos puede surgir la duda de a que clase pertenece cada una y sus características, cuestión que resolveremos a continuación:

Clase I: Asociada a un nivel de protección bajo, utilizado antes riesgos mínimos, en espacios en donde la maquinaria no circule a una velocidad superior a los 40 km/h. Serán prendas como pantalones o polos combinados. El material fluorescente de fondo debe de ser de 0,14 m², la cinta reflectante tendrá 0,10 m² y la combinación de material 0,20 m².

Clase II: Asociada a un nivel intermedio de protección. En dicha clase englobamos aquellas coyunturas en las que el trabajador u operario no dispone de una óptima visibilidad para el desempeño de sus tareas, y además, en las que los vehículos en movimiento no superen los 80 km/h. Chalecos, pantalones, polos o buzos, cuyo material fluorescente será de 0,5 m² y el retrorreflectante de 0,13 m².

Clase III: Asociada a las prendas destinadas para ofrecer una mayor protección, como en lugares en los que circulen vehículos a una velocidad mayor de 80 km/h, como pueden ser ciertas vías de circulación, y también en zonas con un nivel de visibilidad reducido, en donde es probable, siempre analizando cada situación de manera aislada, la necesidad de apoyo de otros equipos de alta protección. Prendas como buzos de trabajo o monos de dos piezas, o partes superiores con mangas como chaquetas o abrigos. Hay que destacar que los chalecos que no poseen mangas no se englobarán esta tercera clase, pues no serán certificados como tales. Las mangas son un importante elemento de protección dentro de la Categoría o Clase III, debiendo de incorporar dos bandas de cinta reflectante y una capa fluorescente, tomando en cuenta la normativa EN ISO 20471.

Comentarios (0)

No hay comentarios en este momento

¡Ey! ¡Somos las cookies!

Usamos cookies y trackers para mejorar y personalizar tu navegación, para hacer análisis e investigaciones, para crear herramientas en redes sociales y enviar notificaciones. Quédate tranquilo/a, tus datos están a salvo con nosotros. No los vendemos a terceras partes. Aceptando este mensaje, aceptas nuestra Política sobre cookies y nuestra Política de Privacidad.